© 2019  Acción contra el Hambre Perú

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • YouTube

UNIDOS Y UNIDAS

CONTRA

LA DESNUTRICIÓN

¿QUIÉNES SOMOS?

Acción contra el Hambre es una organización humanitaria internacional que lucha contra las causas y los efectos del hambre. Hace más de 10 años llegamos al Perú para ayudar a las poblaciones más desfavorecidas a través de una búsqueda continua de soluciones integrales, eficaces y sostenibles.

 

Ayudamos a las familias a ser autosuficientes y a ver a sus hijos e hijas crecer sanos y fuertes. 

Porque creemos firmemente en un Perú sin desnutrición.

AYUDAMOS A...

15

MILLONES DE

 

PERSONAS

EN

50

PAÍSES

Conoce nuestros proyectos en Perú AQUÍ

¿QUÉ NOS DIFERENCIA?

VISIÓN
OBJETIVOS

Somos expertos en nutrición. Contamos con un sólido equipo técnico que ha liderado grandes avances en la lucha contra la desnutrición en los últimos 40 años. Nuestras investigaciones son avaladas por un comité científico internacional de reconocido prestigio.

Formamos parte de una red internacional activa en más de 50 países de los cinco continentes.

Trabajamos con un enfoque integrado que combina acciones desde todos nuestros campos técnicos para luchar contra el hambre (tanto sus consecuencias como sus causas): la nutrición, la salud, la agricultura y los medios de vida, la gestión de riesgos ante desastres, el agua, el saneamiento, la higiene...

Tenemos un Equipo de emergencia listo para ser movilizado en menos de 24 horas a cualquier parte del mundo.

Intervenimos tanto en emergencias como en desarrollo. Seguimos apoyando a las personas después de la crisis.

Trabajamos con los Gobiernos y socios locales para integrar nuestro trabajo en sus políticas e instituciones, ampliando el alcance de nuestros proyectos y dotándolos de sostenibilidad.

Contamos con mecanismos de transparencia que permiten hacer el seguimiento de cada sol invertido en nuestra organización.

NUESTROS PRINCIPIOS

INDEPENDENCIA
INDEPENDENCIA
NEUTRALIDAD
TRANSPARENCIA
ACCESO LIBRE  Y DIRECTO A LAS VÍCTIMAS
NO
DISCRIMINACIÓN
PROFESIONALIDAD